sábado, octubre 14, 2006

Toda la sangre

También en Somos aparece una entrevista de Alonso Rabí a Gustavo Faverón, con motivo de la publicación de la antología Toda la sangre en la editorial Matalamanga. Aquí tienen un extracto:
¿Cuáles fueron tus criterios para antologar estos relatos?
Uno ha sido la variedad: he tratado de que queden representadas todas las vertientes creativas posibles. Pero esta es una selección literaria, no una reunión testimonial. Hay relatos de muy baja calidad estética y mucho interés documental: he prescindido de ellos, no por menosprecio (serían dignos de una antología diferente), sino porque mi selección quiere observar precisamente las respuestas estéticas y creativas, las reacciones del lenguaje literario ante una experiencia límite como fue la de la violencia político-social, y la reacción de los escritores en tanto artistas e intelectuales.
(...) En la antología hay textos que podrían considerarse abiertamente senderistas, como el cuento de Hildebrando Pérez Huarancca, quien comandara la matanza de Lucanamarca. ¿Fue difícil asumir distancia frente a un texto como este para incorporarlo al conjunto?
El texto de Pérez Huarancca es de 1974 y no toca explícitamente el asunto de Sendero, pero sí es una dramatización narrativa del lema maoísta de "incendiar la pradera". Lo importante de este relato es que refleja el nivel de desesperación de cierta población andina, dispuesta a arrasar con justos y pecadores si eso era necesario para cambiar su situación. Ese fue el caldo de cultivo del senderismo, y en Pérez Huarancca se intuye nítidamente. Yo creo que es imperativo comprender ese abismo radical para entender que Sendero Luminoso no fue un fenómeno diabólico sino un fenómeno humano. No importa cuán terrible y tenebroso haya llegado a ser, tenemos el deber de entenderlo para eliminar la injusticia social que fue uno de sus orígenes.
(...) Esta antología indudablemente se vincula al informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que aún recibe miradas de desdén.
La antología deja en claro por qué el Informe Final de la CVR es tan consensual entre los intelectuales y artistas del Perú: es difícil ser inteligente, sensible o siquiera ilustrado y despreciar la evidencia aplastante de nuestra desgracia social. Y nuestros escritores, como demuestra este libro, han estado permanente y lúcidamente preocupados por el problema desde hace décadas. El asunto es que nuestros políticos no son inteligentes, sensibles ni ilustrados. A ellos este libro les parecerá tan despreciable como el Informe Final de la CVR (...).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

este libro Toda La Sangre, Antologia publicada por Gustavo Faveron, es a la vista una APOLOGIA DEL TERRORISMO,a este paso este señor va a publicar la "vida heroica de Abimael Reynoso"
o el "libro heroico del MRTA"

¿es este señor peruano? porque con este libro nos da una clara idea que le importa un carajo el Peru, lo que le interesa es llenarse los bolsillos con apologias al terrorismo.

METANLO A LA CARCEL

Juan Carlos Bondy dijo...

Señor anónimo, todavía falta un mes y medio para el día de los inocentes.

Anónimo dijo...

Yo Confieso
Poeta Libre


Que después de leer y repasar nuestra Literatura Peruana, muchos creerán sin razonar por los verdaderos motivos de nuestro atraso intelectual, que hemos tenido el tiempo suficiente para lograr verdaderos hitos novelísticos.

Pero a fuerza de una continua vigilancia sobre nuestro Arte, ha sido embotado de apología artificial.

Que esta confesión, es motivo de alarma y de repudio, porque es el resultado, al hallar a un grupo de inquisidores de nuestras letras, que se encargan de destruir el libre ideario del escritor peruano.

Aquí no existe una Libertad, no. Esa palabra existe en Europa o Asia o EE.UU.

Lo que sí existe en nuestro país, como puede ser en otros latinos, es una técnica para encarcelar nuestra Libertad.

Descubrimos, para el público peruano, escritores y artistas, al Celador de nuestras Letras, encapsulado dentro de nuestras Letras, malhaya la hora de esta intromisión.

El Celador, encargado de lumpenizar nuestras letras, es nada menos que el critico literario Gustavo Faverón Patriau.

Quien, junto a otros celadores, se encargan del trabajo sucio y bien pagado, de enterrar cualquier insurrección vanguardista de nuestras letras peruanas.

Como todo enterado de las ultimas publicaciones, el peruano puede informarse de la siguiente publicación: “Toda la sangre” Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política.

Cuyos buenos y millonarios créditos, han llegado a los bolsillos del celador Gustavo y Cía.
Pero lo más deprimente de esta historia de horror, es la lectura abiertamente senderista del cuento de Hildebrando Pérez Huarancca. Incluido en su Antología Pro-Abimael G.

Confieso ante el mundo entero que; nuestro país vive a meced de estos Celadores, que se encargan de patrullar nuestro libre albedrío. Para instaurar su Dictadura Personal.

Pero ¿Cuál es el motivo de esta constante supervisión seudo-critica? De los carceleros ocultos, bajo nombradías de respeto.

Hablemos claro: todo su trabajo supervisor, tiene un fin lucrativo. Y además un interés conculcador.

Este celador, tiene la misión de:
- Confiscar de Nuestra Literatura Peruana, toda idea de Libertad y Conquista.
- Destruir la idea de Superación Literaria Internacional.
- Deshonrar a los artistas que intenten otras formas de Arte y Literatura.

Confieso también que los motivos que se darían para este tipo de represión, son las siguientes:

El critico-celador de nuestras letras peruanas, tiene como objetivo, utilizar el argumento debemos tener una memoria de lo que ocurrió en los años del terrorismo; con el objetivo de empozar nuestras letras en el pozo sin salida de la política.

De esta manera, nuestra literatura peruana, no dejaría su lugar asignado por los monopolios europeos y norteamericanos, y así nunca competir hombro a hombro con escritores de la talla los actuales representantes de las letras del mundo.

Confieso que, este deprimente objetivo de hundir nuestra literatura se ha convertido en un afán por retroceder y aislar nuestra literatura del resto del mundo y sobre todo lumpenizarla.

Para comprender esta constante supervisión de los celadores literarios al ejemplo del mencionado Gustavo F. veamos los resultados de esta vigilancia:

1. escribimos literatura politizada desde los años 50’, mientras que en el mundo, la literatura, se ha visto enriquecida por diversas influencias y características no políticas.
2. nuestra literatura politizada no permite la “introspección”, pero si obliga a ideologizar y además de dividir y constreñir la realidad social.
3. amparados en una supuesta escritura de “nuestra realidad”, se hace un alistamiento obligatorio en las filas de la politización de la literatura.
4. estamos retrasados 100 años a comparación de otras literaturas, por culpa de esta politización de nuestras letras.

Sin embargo
Confieso que esta es como la punta del iceberg de todo el problema estructural.

Para poner un ejemplo, leamos sin asco, los elogios del Celador Faverón al libro de Daniel Alarcón “Lost City Radio” y sabremos como actúa esta mafia cultural dentro de nuestras letras peruanas.

Aclaremos primero la Nacionalidad del escritor Daniel Alarcón.
Cuando se adquiere una nueva, se pierde la anterior, con esto tenemos que el susodicho, ya no es peruano, es actualmente norteamericano.

Ahora vayamos al punto. ¿Qué es lo que elogia? De la novela del escritor norteamericano Daniel Alarcón. El Celador G. Faverón P.
Es lo siguiente:
QUE A NIVEL MUNDIAL, SE LE CONOZCA AL PERÚ COMO UN PAIS LUMPEN, UN PAIS SIN FUTURO, CAOTICO Y LUMPEN.
ÉSA ES LA REALIDAD, QUE QUIERE EL CELADOR FAVERON. QUE TODOS LOS ESCRITORES PERUANOS ESCRIBAN, Y EL QUE NO LO HAGA, LO DESTRUYE.

¿Y cual es la ganancia?
Es la venta millonaria de sus antologías con sus pupilos terruños, pero además de ello, es la supremacía de la lumpenización de nuestra literatura.

Esta sistematica destrucción de nuestra literatura es comparable a un video difamante de la Aerolínea Lan, que mediante un paseo turístico por Lima, instigaba al televidente, a asquearse de la ciudad de Lima, mostrando una realidad parcial, que prtende mostrar una ciudad de Lima destruida, sucia y delincuente.

Esa es la realidad que pretende perdurar esta clase de CELADORES de nuestra literatura.

He ahí los elogios a los libros, novelas, cuentos y otros, que desde el extranjero los seudo peruanos nos arrojan como barro.

De alguna manera esta clase de infamias son semejante a las leyendas negras "es decir que los críticos de esta índole tratan de que se conserve la imagen de un Perú estúpido, con gente idiota, que en 500 años no ha salido del salvajismo, que no piensa y no conoce nada más que el canibalismo y el linchamiento"

Esta imagen enlodada por Editoriales y Criticos que "mueren por mantener viva esta odiosa imagen", les agrada que desde el extranjero un escritor norteamericano, nos describa con asco, y les aplaude a todo aquel escritor que nos describa como imbeciles, porque para el señor Faverón lo más importante es su bolsillo.

Y también que se difunda y sobreviva eternamente la imagen del peruano terrorista o mediocre; uniendose al corillo de peruanos que viven placidamente en Europa o Norteamerica y como tienen un trabajo y dinero para sus lujos, nos miran con desprecio y burla.

Que tal aporte del señor Faverón!
un falso critico de la realidad, porque no se atreve a reunir a los peruanos escritores en Norteamerica, para criticar la vida en Norteamerica y asi hace una antologia Anti Bush. acaso le teme al Tío Sam, o no es tan valiente para exigir una Literatura Comprometida en Miami? o será que allá lo mandaron al diablo por semejante proyecto arcaico?, solo aceptable para el tercermundismo?

Cada escritor que nos tira barro desde el extranjero, antes que una felicitación merece el repudio de los intelectuales peruanos, y ya muchos e preguntan por la nacionalidad de este señor, cuya ultima antología es un aplauso a Sendero Luminoso.

Vayase a su lujo norteamericano señor G.Faverón, usted no vive nuestra realidad, no tiene ni tendrá la suficiente moral para JUZGAR NUESTRAS LETRAS, que desde siempre ha tratado de HUNDIR.

PL dijo...

juan carlos bondy junto a Faveron forma parte delcomando de campaña de los terrucos, deberian ser ivestigados por esta casualidad que reaparece Sendero dias tiempo despues que la Antologia Terruca Toda la Sangre sale a la venta.

A QUINO YA HAY INGENUOS SEÑOR COMPINCHE DEL TERRUCO FAVERON-