martes, julio 11, 2006

Juan Manuel Chávez, una buena y una mala

Juan Manuel Chávez ha sido parte de dos noticias en estos últimos días.
La primera ocurrió hace una semana, cuando Donzelli Editore, la famosa casa italiana, publicó Lima. Un camaleonte tra due specchi (Lima. Un camaleón entre dos espejos), un conjunto de ensayos de Juan Manuel referidos a la capital del Perú.
“Lima es un camaleón”, escribe el autor, “caprichosa como todos estos saurios, ya que sabe acomodarse eludiendo el enfrentamiento; por eso excluye, por eso arremete, por eso entibia lo tortuoso. Pero el camaleón entre dos espejos, por vez primera tiene una irrepetible oportunidad”.
El prólogo está escrito nada menos que por Mario Vargas Llosa y la traducción es de Gabriella De Fina.
La segunda noticia es menos agradable. El domingo fue el último programa de La Divina Comedia, espacio radial conducido por Juan Manuel, que emitió excelentes entrevistas con Javier Cercas, Fernando Savater, Gonzalo Rojas, Enrique Vila-Matas y con la mayor parte de escritores peruanos en actividad. Además, regaló libros, promovió diversas actividades culturales y recomendó buena música (como, por ejemplo, el segundo volumen de Bossa N’ Stones). La radio 11.60, que cobijó desde 2002 a La Divina Comedia, se dedicará ahora a la música del recuerdo y no tendrá programas noticiosos.
“El barco no se ha hundido”, dice Chávez en un comunicado de despedida, “pues nuestro navío cuenta con bucaneros y capitán, tripulantes e incluso polizontes. Lo que nos falta ahora es el mar. De tal forma que la despedida tal vez sea solamente un periodo de descanso luego de un trecho que no ha cesado más que en contadas semanas desde el inicio. Cuestión de océanos y equipo dispuesto”.
Solo nos queda esperar entonces que La Divina Comedia recale pronto en buen puerto. Lo deseo sinceramente.

7 comentarios:

Martín Zúñiga dijo...

y todos lo deseamos, que vuelva a salir al aire y llevar sus buenas nuevas a todo el perú. en arequipa por no más decir era el único espacio cultural que se podía escuchar seriamente. y haganle lelgar mis felicitaciones por su libro.

Ursula dijo...

Tuvimos el placer de conocer a Juan Manuel Chávez el año pasado. Tomamos un café entre la garúa limeña y transeuntes miraflorinos. El encuentro fue grato, sobretodo el saber que un jovencito como él difundía la cultura en su espacio radial. Espero que pronto Chávez consiga ese mar, pues "La derrota de Pallardele" aún no se ha dado.

Bethuel Alvarado Malpica dijo...

Océanos, mares o lagos, esperamos ilusionados porque Juan Manuel pueda timonear nuevamente su nave.

gonzalo de la torre dijo...

Tengo el agrado de conocer a Juan Manuel desde q naci y estoy seguro q como buen escritor y mas q todo un escritor de indole humanista por decirlo de cierta manera tendra exito y se porque lo digo, saludos a Juan Manuel estaremos en contacto.

Guillermo Gutiérrez dijo...

Una pena lo del programa. Juan Manuel es un indiscutido animador de la escena cultural limeña y muestra una prosa envolvente y fluida en sus textos de creación.
Saludos y deseos de que el céfiro sople nuevamente.

Juan Manuel Chávez dijo...

Nunca había leído esta nota, J. C. Bondy, ni los comentarios tan cariñosos que lo acompañan. Han pasado ya cinco años de ambas noticias, y el mundo es otro (mi vida, producción y residencia, también); y los mares, diferentes. Qué nostalgia se experimenta y, a su vez, varias cuotas de gratitud. Viajen en estas líneas unas gracias que llegan tarde; pero que llegan a cada uno.

Juan Carlos Bondy dijo...

Juan Manuel, como bien dices, la nostalgia se mantiene. Un fuerte abrazo.