lunes, mayo 15, 2006

Encuesta sobre ficción estadounidense

Jorge Coaguila me acaba de pasar este dato: The New York Times ha publicado una encuesta de Sam Tanenhaus, editor de Book Review, quien preguntó a cien personas, entre escritores y críticos, por la mejor obra de ficción estadounidense de los últimos 25 años.
Entre los encuestados se encuentran John Banville, Julian Barnes, Harold Bloom, Nadine Gordimer, John Irving, David Lodge, Ian McEwan y Tom Wolfe. Los representantes latinoamericanos son Junot Díaz, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa.
El libro ganador fue Beloved de Tony Morrison (en la foto). Don DeLillo y Philip Roth tienen tres y seis menciones respectivamente.
Aquí va la lista completa:

Primer lugar
Beloved (Toni Morrison, 1987)

Finalistas
Underworld (Don DeLillo, 1997)
Meridiano de sangre (Cormac McCarthy, 1985)
Corre, Conejo, El regreso de Conejo, Conejo es rico y Conejo descansa (John Updike, 1960, 1971, 1981 y 1990)
Pastoral americana (Philip Roth, 1997)

Obras que también recibieron votos
La conjura de los necios (John Kennedy Toole, 1980)
Housekeeping (Marilynne Robinson, 1980)
Winter's Tale (Mark Helprin, 1983)
White Noise (Don DeLillo, 1985)
The Counterlife (Philip Roth, 1986)
Libra (Don DeLillo, 1988)
Where I'm Calling From (Raymond Carver, 1988)
Las cosas que llevaban los hombres que lucharon (Tim O'Brien, 1990)
Mating (Norman Rush, 1991)
Hijo de Jesús (Denis Johnson, 1992)
Operación Shylock (Philip Roth, 1993)
El día de la independencia (Richard Ford, 1995)
El teatro de Sabbath (Philip Roth, 1995)
Todos los caballos bellos, La frontera y Ciudades en la llanura (Cormac McCarthy, 1992, 1994 y 1998)
La mancha humana (Philip Roth, 2000)
El mundo conocido (Edward P. Jones, 2003)
El complot contra América (Philip Roth, 2004)

2 comentarios:

Paco dijo...

Yo hubiera votado por "La conjura de los necios" (mucho antes que por "Beloved"), aunque reconozco que hay muchas novelas finalistas que no he leído.
Saludos.

Juan Carlos Bondy dijo...

Nota también que no aparece ningún libro de Paul Auster. ¿Sorprendente, no?